CUARTO PILAR

Rescatar a las Instituciones Republicanas de su dependencia del dinero

Pilar de carácter práctico

Las Instituciones públicas del Estado han quedado totalmente condicionadas por las estructuras de poder privadas de lo económico-financiero que se han ubicado por encima de él. Lo que hoy se hace psar por «Democracia» es un mero electoralismo, en el que un conjunto de partidos férreamente controlados y subordinados al Poder del Dinero compiten entre sí. Esta versión desnaturalizada de la «Democracia» la transforma en el sistema político favorito de las fuerzas del dinero.

ENTENDAMOS ESTO:

NO VIVIMOS EN DEMOCRACIA

Los mecanismos electorales están totalmente viciados, subordinados a las fuerzas del dinero. El dinero NO es democrático, con lo que la supuesta «democracia» en la Argentina no es tal, sino un sistema de explotación y expoliación del Pueblo Trabajador, de características profundamente antidemocráticas y regresivas.

«Democracia» para el siglo XXI

El Nuevo Orden Mundial ha elaborado la Doctrina para el Siglo XXI que se propaga como panacea planetaria. Ha sido bautizada «La Tercera Vía» por sus muy revolucionarios intelectuales reunidos en la London School of Economics. Inmersos en esta situación se confunden conceptos fundamentales muy diferentes entre sí, como los de Nación, Estado y Gobierno. Se culpa al Estado por los desvaríos del Gobierno, y a la Nación por los incumplimientos perpetrados por el Estado.

Para entender mejor su estructura auténticamente tripartita, elaboramos el siguiente cuadro:

Ámbito En lo Social y Cultural En lo Político En lo Económico-Financiero
Ideología Izquierda y "Progre" Centro Derecha
Características Atea, anti-religiosa, anti-militar, anti-tradicional, pro-gay, pro-aborto, "modernista". En la Argentina es defensora apasionada de cualquier ex-terrorista, a condición de que sea de izquierda. Respetuosa al máximo de las estructuras de Poder imperiales, absolutamente "democrática" y defensora del status quo. Pro-"Historia Oficial", especialmente cuando se trata de reafirmar con el correspondiente ritual, su fe en la intrínseca maldad de los enemigos históricos del Imperio. Respeta a ultranza las reglas de juego del sistema financiero impuesto por la usura internacional. Coloca al Ministerio de Economía y al Banco Central sistemáticamente en manos de hombres de confianza de las finanzas internacionales a las que siempre les paga.

Es la expresión de la voluntad y la conciencia de un Pueblo.
Se identifica a través de un conjunto de características esenciales, tales como demografía, territorio, historia y valores etno-culturales.
Organiza y afirma su Poder a través del Estado.

Nación

Negación del concepto y apreciación del mismo como una «etapa superada» de la organización político-social.
El pueblo caen en una creciente confusión acerca de las caracerísticas esenciales que hacen a su Ser Nacional. Con ello, pierde su identidad y capacidad para discernir entre «amigos» y «enemigos».

Es el órgano soberano del Poder de la Nación en una comunidad organizada.
Ejerce dicho Poder mediante el cumplimiento de las funciones fundamentales e indelegables de conducción, integración y previsión.
Su misión consiste en garantizar y preservar el Bien Común.

Estado

Queda reducido a una funcionalidad meramente administrativa.
Incumpliendo sus funciones fundamentales, delegándolas en estructuras externas, ajenas al interés Nacional.
Éste es el modelo vigente en Argentina. El Estado se ha alineado detrás de intereses privados supranacionales y locales.

Es el conjunto de ciudadanos que asume la conducción del Estado para que cumpla con sus funciones específicas.
Ellos deben estar seleccionados con un criterio de excelencia personal y profesional.
Su misión inexcusable es defender el interés Nacional en todo momento y circunstancia.

Gobierno

Queda reducido a una funcionalidad meramente administrativa.
Incumpliendo sus funciones fundamentales, delegándolas en estructuras externas, ajenas al interés Nacional.
Éste es el modelo vigente en Argentina. El Estado se ha alineado detrás de intereses privados supranacionales y locales.

Políticamente correcto...

Terriblemente nocivo

Importantes puestos en el Gobierno, medios de difusión y entidades sociales, han sido ocupados por minorías poderosas locales y extranjeras, imponiendo debates y discursos «políticamente correctos» que rara vez o nunca abordan la raíz de los problemas nacionales. Estas minorías ejercen un esquema de violenta discriminación contra la vasta mayoría del Pueblo Trabajador.

Plan de Rescate de Nuestras Instituciones Republicanas

Promover una Reforma del Sistema Político que rompa con el monopolio del poder en manos de los partidos para devolverlo a las organizaciones intermedias de la Comunidad, que son mucho más representativas, creativas y constructivas.

En una primera etapa, regresar a la Constitución Nacional de 1949 representaría un salto cualitativo enorme por cuanto la misma defiende de manera taxativa los derechos del Pueblo Trabajador y de los menores de edad.

Resulta imperioso fortalecer, equilibrar y sanear los tres Poderes del Estado hoy infectados por la corrupción en todos sus niveles, para que cualquier ciudadano competente tenga voz y voto en todos los niveles de la administración del Estado.

  • Crisis de Liderazgo Político – Argentina sufre una grave crisis de liderazgo.  No es casualidad de la calidad, idoneidad, honestidad y responsabilidad de nuestros gobernantes y sus colaboradores ha caído estrepitosamente, desde Alfonsín en 1983 hasta los Kirchner en 2012.
  • Acumulación de errores – Los graves errores y desaciertos de estos sucesivos gobiernos han derivado en la cuasi-destrucción del Estado Nacional Soberano que ha sido erosionado hasta convertirse en el actual Estado Administrador Colonial.
  • Mecanismos electorales viciados – En gran medida, ello es resultado de los mecanismos a través de los cuales los ciudadanos argentinos se transforman en Gobernantes que ocupan los puestos clave dentro del Estado.  Estos mecanismos han quedado totalmente subordinados a las fuerzas del dinero.  El dinero NO es democrático, con lo que la supuesta “democracia” en la Argentina (y en casi todo el continente centro y sudamericano) no es tal, sino un sistema de explotación y expoliación del pueblo trabajador, de características profundamente antidemocráticas y regresivas.
  • Necesitamos neutralizar el encumbramiento de minorías poderosas locales y extranjeras en los resortes del Poder Nacional – gobierno, medios de difusión, entidades sociales.  Esto se ha logrado mayormente a través del Poder del Dinero que logra imponer debates y discursos “políticamente correctos” que rara vez o nunca abordan la raíz de los problemas nacionales.  Estas minorías ejercen un esquema de violenta discriminación contra la vasta mayoría del Pueblo trabajador.
  • Resulta imperioso fortalecer, equilibrar y sanear los tres Poderes del Estado hoy infectados por la más grosera corrupción en todos sus niveles;
  • Promover una Reforma del Sistema Político que rompa con el monopolio del poder político en manos de los partidos políticos, para devolvérselo a las organizaciones intermedias de la Comunidad, que son mucho más representativas, creativas y constructivas.
  • Reforma Constitucional: En una primera etapa, regresar a la Constitución Nacional de 1949 representaría un salto cualitativo enorme por cuanto la misma defiende de manera taxativa los derechos del Pueblo Trabajador y de los menores de edad.
Ir arriba