TERCER PILAR

Rechazar el Sistema de Endeudamiento Público Eterno

Pilar de carácter práctico

Desde hace 4 décadas, la Argentina está postrada en una trampa de deuda perpetua. La deuda es un condicionante total y absoluto de todo lo que sucede en el país en materia financiera, económica y política. Es la principal hipótesis de conflicto del país. Proyecto Segunda República propone una solución realizable, coherente, equilibrada y consistente según el orden jurídico internacional.

Deuda Pública

Es la deuda del Estado.
Puede ser interna o externa, según criterio de residencia del acreedor.

El Stock de la Deuda Pública del Estado Central según cifras oficiales al 30/09/16 es de:

USD 264.600 millones

y es el último dato conocido.

Deuda Externa

Puede ser pública o privada.
Deuda privada sería de empresas y particulares en el exterior.

30% deuda externa
70% deuda interna

Según datos oficiales del Ministerio de Finanzas

El Modelo Shylock de la deuda
Hablamos de modelo para indicar una consistencia y lógica interna que lo hace predecible: un patrón.

Tomamos el nombre Shylock de una gran obra de Shakespeare «El Mercader de Venecia», uno de cuyos personajes es el despreciable usurero Shylock. Éste, a cambio de un préstamo, le exigirá a Antonio, un honesto y laborioso mercader, «una libra de su propia carne» si no cumple en devolverlo en tiempo y forma.

Primer Acto
Todo comienza cuando un país, pésimamente gobernado por presidentes títeres, «imprevisoramente» toma préstamos demasiado grandes, y casi siempre innecesarios, ofrecidos por los megabancos que no «entienden» cuestiones de soberanía; casualmente, han trabajado anteriormente para estos bancos, y hasta fueron estas entidades patrocinadores de su campaña política. ¡Qué fantástica casualidad! Digamos que ese fue su primer negocio juntos.
Segundo Acto
Al poco tiempo, ambos descubren que el pueblo no puede pagar el préstamo en tiempo y forma según el plazo pactado (entre los banqueros usureros y políticos traidores). Parece que ambos han caído víctimas del Dios de la Estupidez: los políticos para pedir préstamos que no pordrán pagar, y los banqueros para emitir préstamos que no podrán cobrar. Un pequeño descuido (o un criminal negocio) que traerá nefastas consecuencias para el pueblo.
Tercer Acto
Comienza el climax de la obra. Ahora es cuando entre el desesperado griterío de los políticos y los multimedios ¡crisis! ¡Colapso monetario! ¡Se cae el cielo!... las «agencias públicas y multilaterales» controladas por megabancos: como el FMI y el Banco Mundial (de las cuales Argentina es miembro) van a patear las puertas del Presidente, Ministros y Legisladores exigiendo el pago. O, mejor dicho, ejecutar su garantía, ya que, en verdad, lo último que desea un banco es que se le devuelva su capital.
Cuarto Acto
Finalmente, este banquero se cobra su «libra de carne» canjeando deuda por territorio de manera indirecta: se otorgan gandes concesiones, recursos naturales y privilegios. Estos banqueros no tienen bandera, así que la tierra sólo les interesa como jurisdicción. Mientras se refinancia la deuda soberana año tras año, haciéndola crecer exponencialmente a través del interés y del interés conmpuesto del anatocismo. Así la clase dirigente endeuda al pueblo, al cual entretienen los bufones mediáticos del momento.
El círculo vicioso de la Deuda

La deuda pública sigue una lógica de usura donde el objetivo del prestamista usurero no es que el país deudor le pague sus deudas, sino que no las pueda pagar NUNCA, cayendo en la certidumbre perpetua de los intereses. Así, la deuda provoca un círculo vicioso perfecto en las finanzas del Estado.

circulo-vicioso-de-la-deuda-externa
Datos duros de la Deuda

Luego de años de gobierno e ideologías, Juan D. Perón habría logrado pagar toda la Deuda Pública Externa que había contraído el Estado hasta entonces. Fue un plan de pago que completó el total en el año 1952, y Argentina pasó de ser un país deudor a ser un país acreedor por U$S 5.000 millones. En el gráfico se observa la deuda que dejó cada gobierno, y el crecimiento de la deuda total.

Estos datos fueron aportados por el Lic. Héctor Giuliano, y extraídos del sitio web del Ministerio de Finanzas de la Nación.

El legado de la deuda…

*Valores redondeados. Deuda al fin del período de gobierno respectivo

1976
Isabel
Perón

U$S 5.300 millones

1983
Gobiernos Militares

U$S 44.400 millones

1989
Raúl
Alfonsín

U$S 62.000 millones

1999
Carlos
Menem

U$S 122.000 millones

2001
De La
Rúa

U$S 145.000 millones

2003
Duhalde-
Lavagna

U$S 151.000 millones

2016
Gobiernos
Kirchneristas

U$S 253.000 millones

Junio 2016
Mauricio
Macri

U$S 264.000 millones

RECHAZO DEL SISTEMA DE DEUDA

El problema de la deuda no se trata de un problema económico, sino político. Su función es la sumisión y el control de la Nación y sus recursos en manos de los Dueños del Poder Mundial. Para ellos es «cara gano yo, seca perdés vos».

El problema de la deuda no se resuelve dentro del sistema de la deuda, ya que no podemos librarnos de ella contrayendo aún más deuda, porque ése es el proceso de la usura que conduce a la incapacidad del Estado para pagar.
PSR propone tres puntos fundamentales →

Por nuestro pueblo y todos aquellos que han quedado bajo el poder de la usura internacional.

Debemos investigar la deuda y determinar qué debemos, a quién, cuánto y por qué. Una parte es lícita y la pagaremos; pero la mayor parte es ilegal y fraudulenta y la rechazaremos declarándola DEUDA ODIOSA. Está probado que gran parte de la deuda es ilegítima, es decir, ha sido contraída en forma irregular.

La Argentina tiene que blanquear su insolvencia, reconocer que NO PUEDE PAGAR. Nos encontramos en una situación surrealista, donde nos otorgan préstamos altísimos sin que podamos demostrar la más mínima capacidad de repago, porque estamos refinanciando hasta el último centavo de la deuda que vence. Y, además, aumentando la misma.

Esta investigación debe hacerse ante la opinión pública general. Y frente a todos los culpables de esta deuda: el Estado Argentino; ex gobernantes que bajo la futura ley de Responsabilidad Personal, tendrán que devolver todo lo que se robaron para pagar la deuda; y otros como los bancos, el FMI, las agencias calificadoras de riesgo, la prensa nacional e internacional. La investigación esclarecerá quiénes fueron los culpables y cuál fue su accionar.

No es casual

que en un país donde tenemos la tercera parte de la población por debajo de la línea de probeza, el sector más rentable de la economía sea el sector financierio bancario…

Desde hace tres décadas, la Deuda Pública Externa e Interna impuesta a nuestra Nación conforma el principal instrumento de dominio sobre la Argentina.

Se ha transformado en la principal hipótesis de conflicto de la Nación.

De ahí se entienden las razones por las cuales los Dueños del Poder Mundial exigen a la dirigencia política que pretenda ocupar puestos relevantes en los poderes ejecutivo, legislativo y judicial que debe previamente aceptar como conditio sine qua non el jamás promover una investigación profunda e integral de dicha deuda.

Lo que nos exigen los Dueños del Poder es que Argentina siempre se mantenga dentro del Sistema de Endeudamiento Público Perpetuo, según el cuál Argentina podrá refinanciar una y otra vez su deuda (canjes, megacanjes, roll-overs, préstamos puente, y una multitud de artilugios semejantes) para que siga pagando década tras década como lo viene haciendo hasta ahora.  Es el concepto que hizo que la Deuda Externa se transformara en Deuda Eterna.

El Poder Mundial no tolera que Argentina investigue los reiterados fraudes cometidos por gobernantes del pasado y del presente en connivencia con los megabancos privados globales, los entes multilaterales como el FMI y el Banco Mundial, y las calificadoras de riesgo.

El Gobierno Kirchner fue funcional a este sistema de Deuda Perpetua (o endeudamiento perpetuo) y fue esta aceptación la que le permitió tener «luz verde» para mantenerse en el Poder durante 12 años.

  • El Mega-Canje de Bonos Kirchner-Lavagna de la Deuda  realizado en Junio 2005 es ejemplo de ello.  Como todas las anteriores refinanciaciones de deuda pública, el Mega-canje realizado por el presidente Néstor Kirchner y su ministro de economía Roberto Lavagna no era sustentable, lo que se comprueba hoy con la creciente crisis económico-financiera que trae aparejado.  Ese Mega-Canje legitimó una vez más los fraudes financieros cometidos desde las gestiones de José Martínez de Hoz (con el aval de régimen cívico-militar que desplazó ilegalmente el gobierno de María Martínez de Perón) hasta el Megacanje Cavallo-De la Rúa de junio 2001 que arrastró al país a su peor colapso económico, financiero y social.
  • Solución definitiva para la Deuda Pública Externa e Interna – El Proyecto Segunda República ha elaborado una Propuesta realizable, coherente y consistente tendiente a investigar y renegociar en forma integral la Deuda Externa de la Argentina.  Ello se describe en el trabajo “Propuesta para una solución equilibrada y a largo plazo del problema de la Deuda Externa Argentina” (ver abajo en “Más Lectura”).  Se basa sobre legislación y mecanismos financieros internacionales-  Es realizable y obligaría a todas las partes co-responsables a colaborar en la resolución de este complejo problema: Estado Argentino, bancos prestamistas, entes multilaterales (notablemente, el FMI/Fondo Monetario Internacional), funcionarios de gobierno legalmente responsables de la actual y anteriores gestiones, sociedades calificadoras de riesgo e incluso los medios de prensa especializados.
  • Desde luego que la iniciativa de una investigación y renegociación semejante la debe dar el Estado Nacional a través del poder ejecutivo y el poder legislativo (según sus atribuciones del Art. 75 de la constitución Nacional).   Ello requiere recuperar el Estado Soberano, pues sólo un Gobierno decidido a impulsar y ejecutar tal investigación y renegociación con idoneidad y firmeza podrá promoverlo, mas hoy solo disponemos del Estado Administrador Colonial que sufrimos.   El gobierno Kirchner pudo acceder al poder en 2003, luego que Néstor Kirchner indicara claramente que no investigaría la Deuda Externa (así lo aseveró explícitamente en el capítulo 10 de su libro publicado en abril de 2003 – “Después del derrumbe: conversaciones con Torcuato Di Tella”; no sorprende que hoy ese libro sea inhallable en nuestras librerías).

MÁS DETALLES Y EXPLICACIONES: 

Ir arriba